10 CONSEJOS PARA LOS ENCARGADOS DE SELECCIONAR PERSONAL PARA HOSTELERÍA

En un sector como el Hostelero donde la estacionalidad y el volumen de trabajo son factores clave para la contratación de personal, el flujo de empleados suele tener un movimiento constante. Será primordial que la persona encargada de los recursos humanos del negocio hostelero sea capaz de gestionar esta necesidad cambiante de empleados; teniendo una red de contactos profesionales y personal extra a la que acudir.
En cualquier caso, será fundamental cuidar los procesos de selección para que tanto la lista de empleados ocasionales como la de aquellos en nómina pase todos los filtros de calidad y mantenga en ella a los trabajadores más cualificados y más adecuados para nuestra empresa.
En el presente artículo, vamos a facilitar una serie de consejos que los encargados de recursos humanos deben tener en cuenta con respecto a la selección de personal para Hostelería.

Selección de personal

SELECCIÓN DE PERSONAL: CONSEJOS

1. Tener claras las fases del proceso de selección de personal: recopilar las características del puesto a cubrir, publicar la oferta de trabajo y dar a conocer la vacante, recepción de currículum, analizar los posibles candidatos, entrevistas personales de los candidatos seleccionados, etc.

2. Revisar las descripciones y requisitos que se exigen en la oferta de trabajo que se está publicando. Deben ser equilibrados y adaptarse a las necesidades reales de la vacante.

3. Realizar una entrevista que se ajuste a los requisitos del trabajo. Si el candidato debe realizar alguna muestra práctica de sus habilidades, que tenga relación directa con los posibles escenarios que se va a encontrar en este puesto de trabajo. Evitando realizar pruebas que no tienen ningún sentido para nuestro tipo de negocio.

4. Evitar la tendencia a hacer preguntas muy concretas acerca de técnicas de escuela culinaria que llevan años sin ponerse en práctica. Debemos preguntar al candidato sobre métodos culinarios y técnicas de trabajo para poder conocer mejor sus habilidades y su experiencia, pero puede tratarse del profesional ideal para nuestra vacante sin que necesariamente conozca alguna técnica en desuso.

5. A lo largo de la entrevista además de informarnos acerca de la experiencia y las habilidades del candidato, debemos crearnos una idea del tipo de personalidad que tiene. Si se trata de una persona extrovertida, cómo reaccionará ante una situación de conflicto, si tiene capacidad asertiva, si es una persona empática, si está predispuesto al trabajo en equipo,… Todas estas cualidades serán fundamentales en un trabajo de servicios como el hostelero.

6. Dar la importancia que se merece a la actitud y la ética en el trabajo frente a las habilidades técnicas del empleado. Ya que las habilidades técnicas pueden ser más fáciles de aprender que una buena ética de trabajo.

7. Es recomendable fomentar la promoción interna de los trabajadores. Empleados como los auxiliares de limpieza, los lavaplatos y los asistentes de cocina conocen el funcionamiento y los sistemas de trabajo de nuestra cocina. Conocen el menú y la filosofía de la empresa, por ello puede ser una buena idea ascenderlos a cargos de más responsabilidad y contratar nuevos empleados para las labores más sencillas.

8. Si encontramos un buen empleado, debemos intentar mantenerlo en nuestro equipo. Los trabajadores buscan empresas que los valoren y los recompensen no solo a través del salario sino también mediante reconocimiento personal, buen ambiente, medidas de compensación de tiempo extra, descuentos, etc.

9. Mantener una relación con las escuelas de hostelería y los centros de formación de forma que estemos en contacto con responsables y profesores de estas entidades. Sus alumnos más aventajados pueden convertirse en los empleados que necesitamos.

10. Una de las mejores fuentes para encontrar nuevos empleados son los propios trabajadores. Con frecuencia, conocen a antiguos compañeros en busca de empleo que pueden convertirse en una buena adquisición para nuestro equipo. No en vano, ellos son los primeros interesados en que el nuevo empleado sea una persona trabajadora y que encaje con el resto del equipo.